Nuestros familiares más mayores suelen presentar algunos problemas típicos. En ocasiones relacionados con el detrimento de sus capacidades.

Y otras se deben a la forma en que perciben su entorno social o a sí mismos. Es por eso que vamos a comentar esos 10 problemas principales a los que debes prestar una mayor atención.

Los problemas más comunes en la tercera edad

Hay determinadas facultades que tienen un impacto especialmente negativo en nuestros mayores. Por eso es conveniente confeccionar un calendario adecuado de visitas médicas y revisiones.

Por ejemplo, los deterioros sensoriales les aíslan y dificultan su interacción social. Algo que es importante mantener durante la tercera edad.

Por eso, si notas problemas de visión o de audición, no te esperes a que sean más graves.

También su salud general. Recuerda pedir cita médica siempre que sea necesario y analíticas anuales. Además de vigilar que su nutrición sea correcta y equilibrada.

Los desbalances son algo a lo que no deberías quitar importancia. Problemas de digestión, falta de apetito o intestinales deben comunicarse al médico.

No olvides controlar la calidad del sueño. Es cierto que, con la edad, hay personas que duermen cada vez menos. Pero esto unido a siestas diurnas complica la situación. Si pasa consulta con tu médico.

No olvides tener siempre una actitud respetuosa

Es fácil que el envejecimiento nos ofrezca situaciones un poco embarazosas. Como la incontinencia urinaria. Algo que puede ser normal, pero no deja de ser incómodo.

Si tus familiares mayores sufren alguna vez este trastorno, recuerda tratarles con respeto. Límpiales y asegúrate de que estén secos. Y si se repite con frecuencia solicita soluciones o alternativas a tu médico.

En la farmacia te pueden facilitar pañales de adulto. Pero asegúrate de que estas medidas no afectan a la autoestima del mayor o los mayores que están a tu cuidado. Si es así, puedes consultar también con un psicólogo.

Conflictos mentales, miedos y frustración al envejecer

No es raro que durante la vejez aparezcan ciertos problemas en nuestros seres queridos. Como el miedo, la depresión o los trastornos de conducta.

Algunos se vuelven más irascibles. Esto podría deberse a problemas de insomnio, inadaptación a la dependencia o impotencia. Piensa que querer hacer cosas y no poderlas llevar a cabo es duro.

Tanto como tener que renunciar a actividades que nos gustan. De repente somos conscientes de nuestra vulnerabilidad y eso puede hacernos caer en una depresión. Además de empeorar el problema.

Asegúrate de que la vida social de los mayores a tu cargo no se ve limitada al cumplir años. Busca opciones de ocio y alternativas para interactuar con otras personas.

Y, si necesitas que tus mayores sean atendidos por profesionales, ven a vernos. Dentro de la asistencia domiciliaria, en mSoluciona Valencia Centro podemos ofrecerte soluciones a cualquier problema ¡cuéntanos tu caso y te ayudaremos!

Ponte en contacto con nosotros si necesitas una ayuda extra en tu domicilio.